jueves, marzo 16, 2006

Hoy no quiero soñar



Hoy no quiero soñar. El futuro se hundió con el ancla de la esperanza. En lo más profundo del abismo reposa todo el canto y todo el fuego. Los espejos no devuelven más que un alejado vacío de nieve avergonzada. Petirrojos lánguidos bordean lo poco que resta del jardín abandonado. Huero surco de la vid sin sarmientos para sostener racimos. Vino agrio de la esencia inmaterial que soporta todos los confinamientos. Hoy no quiero soñar. Las olas han vencido el encanto de todas las riberas. Una ráfaga repentina me recuerda el mero hecho de estar vivo.

© Juan José Mestre

1 comentario:

Migdalia B. Mansilla R. dijo...

Suele suceder, no querer soñar... precioso texto.
Tu manejo del idioma es impecable.
Seguiré rondando, seguiré disfrutando.
Un beso, Migdalia