viernes, agosto 12, 2011

Voz en elipsis






Palabra a palabra
hebra muda  
en la incomprensión
del hombre
se muere el amor
se muere el odio
se muere el mundo
a cada instante




© Juan José Mestre

jueves, agosto 11, 2011

Su nombre era Alma




Su nombre era Alma. Ni siquiera recuerdo cómo es que lo recuerdo. Ha pasado tanto tiempo desde aquel mediodía en que nos conocimos…
Golondrina que vuelve al norte, sólo fue eso: un fugaz intento de amor entre equinoccios, el sabor de sus labios en mi boca, un leve rozar de sus senos contra mi pecho y la fragilidad de sus brazos forjando mariposas en mi cuello.
Desesperanza en sus ojos negros, suave hojarasca que anuncia marzos que agonizan, su trémula voz adolescente fue nada más que una canción de adiós, trunca cadencia de una promesa balbuceada de regresos, acorde inconcluso por el paso de un tren ignorante de todo, reclamo de ausencia, memoria de paso, un ulular de melancolía en los rieles centelleantes de sol y de congojas.
Fue un amor de minutos y una infinitud de eternidades. La brevedad de varias vidas enajenadas por la certeza del imposible.
Una sonrisa tenue se dibujó en la levedad de su boca. Debo irme, me dijo, justo cuando el sol se escondía detrás del andén de las épocas.
Las violetas, ocultas por el verdín que imploraba su paso acariciante, se entregaron a la muerte más dulce para que pudiera regalarle un ramillete. Un instante hecho sinfín de azul duró la despedida.
Aún recuerdo su paso hendiendo el tedio sobre los generosos durmientes mientras yo quedaba, inmóvil, con el Alma en la boca.

© Juan José Mestre

miércoles, julio 27, 2011

NUDOS


Mis manos
aparentes hacedoras 
del remilgo
concretan
en el frío acaecer
del día
una quimera
una súplica
o un ocaso
(luego
lo irremediable
en la crispación
de los símbolos)

© Juan José Mestre

FOTO: http://mitribuurbana.zonalibre​.org/archives/2007_11.html


lunes, junio 27, 2011

MODELO DE POEMA CÁNDIDO




Un verso
otro
... una metáfora
y uno más
para decir
un te quiero

© Juan José Mestre

viernes, junio 24, 2011

FETICHE



Nada como tus pies
desnudos. Fetiche
sagrado, nácar
jugueteando entre
mis piernas.

Monte de venus
dibujando ardores
en la mesa tendida.

Todo es juego para
la noche en la ventana.
Se derrama el vino,
corre por vello y tus muslos...

la embriaguez
alcanza el clímax:
la noche se entreteteje
entre tus senos de plata.



© Juan José Mestre

jueves, junio 23, 2011

PROSA UNÍVOCA

Está todo dicho. Que el final redima nuestras lacras. Caiga el telón de olvido sobre el lastimero espectáculo de la indiferencia festonada de molicies. No es posible la piedad cuando nos ganó la reticencia del amor. Las tumbas serán espejo de la solitaria avidez que nos trazamos. La luna sólo estará para ignorar el arcaico aullido de los lobos.
 
 
© Juan José Mestre


martes, junio 21, 2011

TRINI QUE TE LLAMAS TRINI

A Trini Martínez


Trini que te llamas Trini,
mujercita de manos infinitas,
...alma de lirios y azucenas,
naturaleza en tus ojos,
río de versos,
jacarandá sonriente
en los labios del alba.

Trini que te llamas Trini,
arrullo en las nubes,
canción de cendales
y neblinas
para esbozar una flor
que opaque lo grisáceo,
trova de los vientos:
Trini que te llamas Trini…



© Juan José Mestre






sábado, junio 18, 2011

DESOLACIÓN DE LA PLUMA






...Hoy, 18 de junio del año del Señor 2011, declaro y manifiesto que el único suceso fehaciente que pude comprobar es la niebla tenaz creando duendes en la imaginación furtiva de un cielo abjurando pájaros. Lo demás, hechizo desguarneciendo sueños, no es más que una luna roja en mitad de la mañana. Desorbitado, el ser se convierte en aquelarre desmedido por la pena. Algún que otro fantasma cruza la calle y se parece a uno de mis muertos. No queda nada por mirar, salvo el etéreo dulzor de un trivial beso que una pareja intenta sólo para saber si todavía siente el frío de sus labios. Describir la nada es justamente eso y no otra cosa. Bien podría convertirse esto en una hoja en blanco. Vacío; tules de un horizonte interno que busca refugio en algún espejo esmerilado. Nulidad de los sentidos que, por absortos, están atentos para captar la doliente clausura de los soles. Juan de Patmos grita revelaciones que el paisaje crepuscular del mediodía desmiente en mis retinas. Apático, abandono la tarea de escribir. Tal vez, dentro de esta cuadrícula que es mi existencia, todavía quede una brizna de luz para mañana.


© Juan José Mestre

martes, junio 14, 2011

HOY



Hoy es un día frío. Igual que aquel otro. Hoy no se hace nada más que recordar esa entelequia llamada muerte. Nada ni nadie puede decirme lo que siento: solo es una nostalgia suave, dulce, de miradas perdidas, de manos que se alejan, de puños apretados de impotencia, de lejanías y de sueños incompletos, llantos y risas, campanarios quelflorecen en un réquiem de repiques. El sol es una mortecina luz muy cercana a un pobre vislumbre apocalíptico.


© JUAN JOSÉ MESTRE

miércoles, junio 08, 2011

NO ME PIDAS


 



No me pidas el templado dulzor de mi  piel.

Sal es el único sabor que mi desnudez

puede brindarle a la suavidad de tu lengua:

lame esa llaga lujuriosa y báñala

con la tersura de tus senos.

Arrastra tu pubis hacia el barro de mi entraña.

Llora, después,

el placer de haber caído.





© Juan José Mestre




lunes, junio 06, 2011

LUNES





La llovizna es casi un fantasma desvaído en el  estertor de la noche
Los perros, curiosamente, se llaman a silencio en la doliente niebla urbana, llanto primerizo del otoño, cubre los rostros apurados por el frío y las prisas de la hora.  Nada más frío que la brisa intemporal casi en el origen de lo eterno. Los árboles lloran su quietud inerme.





© Juan José Mestre

domingo, junio 05, 2011

DECAPITADO

Ni músculos, nervios;
unos quebradizos huesos.
La cabeza inerte cuajando
lombrices sostienen
lo que resta de vida
hasta la imperiosa disolución.



© Juan José Mestre

lunes, mayo 16, 2011

LA VIDA PERTINAZ






La crisálida quiere abrirse;
usufructo de colores,
escuálida negación  
del reposo, estalla
en un azul casi mareado
la porfía con las alas.



© Juan José Mestre

lunes, mayo 09, 2011

CORTINAS DE OCASO

Un piano, la levedad del crepúsculo liando sombras en tintes de exilio, un sauce con sus últimos sollozos en la desnudez de la hierba aniquilada, nuestros ojos sin hallar el horizonte...

(telón)

El teatro retraído del poniente enrojece con el negro irremisible de los maderajes huérfanos de estrellas.



(las notas del piano son apenas un martilleo sordo)





© Juan José Mestre

lunes, mayo 02, 2011

HIPOGEOS




 

 

Fugaron las hojas hacia la esperanza defraudada. Un saxo canta las tristezas que el hombre no puede. En la solitaria espera del sol ausente, el letargo se hace telaraña en la inercia de las ánimas. Un sepulcro llora por lo que ha sido. Impenetrable, el embrujo de la muerte hace de un cuervo metáfora a la inmutable avidez. Las cruces han dejado caer los brazos. Sólo hay color en el pretexto de unas flores de plástico. 
 
 
© Juan José Mestre


   

 


martes, abril 26, 2011

SIEMPRE ESTUVISTE EN MIS BRAZOS




 

 

Siempre estuviste en mis brazos. Sin rozar tu cuerpo, sin besar tus labios, casi como lo volátil de la niebla toca una flor de colores eventuales. Una voz lejana que proclama imposibles, un sueño que se sueña sin quererlo, un amor improbable y sin embargo intuido, casi consciente de su inexistencia, real como la ausencia de mil noches y mil días. Siempre estuviste en mis brazos; consentido silencio de dos seres que mueren y viven por el otro, con la secreta esperanza de que el tiempo, la muerte o yo qué sé, abra las puertas que mutuamente cerraron, allá cuando los pájaros cesaron su canto, anonadados por lo absurdo. 
 
 
© Juan José Mestre


 

martes, abril 19, 2011

PANIC ATTACK





Te despertás con toda la ansiedad  bullendo en tu sangre. El cuerpo tiembla, todo es inasible, tu cabeza vuela proyectando imposibles, te levantás: el piso se mueve, las piernas no te sostienen, el sudor y las palpitaciones crecen, te caés te caés te caés. Llegás a duras penas a la puerta del dormitorio. Ya estás a salvo. Abrís la puerta en medio de temblores. Se aparece un abismo de treinta centímetros. El cuerpo comienza a retorcerse. Las piernas se te doblan. El terror y la impotencia te arrancan un grito. Alguien corre en tu ayuda. Ya está. Desayunás y te medicás. Ahora está todo bien. Todo tranquilo. Respirás hondo. El placer de no sentir miedo es inefable. Sí, todo está bien. Hasta el próximo episodio.


© Juan José Mestre

lunes, abril 18, 2011

YERBABUENA


 




 

 

Tu sonrisa, ese grácil gesto de la menta hacia el rocío, invoca al vuelo de los mirlos en el celeste cielo que amanece. La nostalgia es un arbusto perezoso que desgarra las últimas sombras en el confín de los muslos ateridos. Una voz lejana dice que el mundo despierta. Entre ilusiones, los cuerpos se apegan a la furia de la noche. No es que no deseen el sol; es que todavía duermen la quietud posterior al éxtasis. En la transición se quedan; no piden nada más que todo siga su curso y se bosqueje en el río tu sonrisa, ese grácil gesto de la menta fresca que muere con el primer correteo de un chiquillo atrapando la alborada con asombro. 
 
 
© Juan José Mestre


 

sábado, abril 16, 2011

PROSA EN FUGA

 
 
Huir de lo esperado. Convertirse en esclavo de lo imprevisto. Besar los labios distantes de un planeta. Creer que la noche es algo más que un sueño huraño que alientan las sombras. Sentir el encanto de andar sin rumbo con la lluvia penetrando verbos olvidados. Ver en los árboles el remedo de la súplica inmóvil de lo ... que no será escuchado y creer todavía en el mañana. Ser un errante de la espera y no declinar las apetencias de ilusiones. Recorrer las olas en busca de sirenas. Oír sus cantos y sucumbir ex profeso en las ineluctables sugestiones. Fantasear con la música del viento entre violines. Ser libre a pesar de todas las cárceles. Derrumbar celdas y abrir infinitos. Franquear umbrales sin preocuparse por los escollos, descubrir que todo es inciertamente bello.


© Juan José Mestre

jueves, abril 14, 2011

IMÁGENES








Fantasía entre nubes, ilusión buscando soles, retoño de abrazo contenido, primavera lejana, embriaguez del follaje, huellas sin atajo, cadencias de recuerdos, melodías delirantes de aflicciones, mares inconexos, absurda magia del quietismo, dulce alegría del ayer... 
© Juan José Mestre









miércoles, abril 13, 2011

LAS GRIETAS






Dijo que me amaba. Inmediatamente apoyó su cabeza en mi hombro y vinieron los consabidos escarceos. Que una caricia en el pelo, que un beso negligente por aquí. Otro un poco más responsable por... allí. Esas cosas que suceden después de los besos y que todos sabemos transcurren mientras continúan otros besos. Desnudos y agotados, ella se durmió y yo, mirando el techo, me puse a pensar en el partido de papi fútbol con mis amigos y de cómo se agrietan las paredes con la vibración del tránsito. De todo lo que cuento, sólo tienen solución las fisuras de los muros...


© Juan José Mestre

martes, abril 12, 2011

COMO JAMÀS TE ADORARON


Quisiera que sepas mi secreto, simple, llano, una brisa efímera que en verano eriza la piel por un instante: como jamás te adoraron dioses paganos u oficiales, hice un altar con las ruinas del amor que nos brindaron aquellas olas mansas.

Castillo de arena que la marejada nocturna arrasará, se yergue conciente de  su precario acaecer. Quizá, lo único que recuerde su existencia, sea la caracola milenaria que tus manos pusieron en las mías para que no viera el llanto dibujado en imposibles, absurdas evasivas del fervor cuando se niega.

Cubierto con las nubes de la oscura puesta que tus huellas ensalzaban -en el capricho de la grava sumisa a su destino de bordarlas-, fui oscureciendo mi ser mientras la memoria jugueteaba con ese dispar deseo de olvidarte sin poder.

La cruz del sur penetraba el abismo de mi pecho en un baldío destello que sólo hacía de mí antimateria deseando la muerte en todos los universos que puedan existir.

Después, el alba trajo luces nuevas que la mar embebía de misterios que no estaban hechos para mí.




© Juan José Mestre    

lunes, abril 11, 2011

PORQUE HAY SANGRE Y HAY PALABRA



Porque hay sangre y hay palabra,
 
pero también verbo y calaveras,    
por la desidia y la injusticia,
 
mas desde luego por el amor y las espinas,
 
por la flor que se empeña en el desierto,
 
la luz que se esconde debajo de lo oscuro
 
y la ausencia y las llegadas,
 
en el hervor de un guiso perplejo de tanta agua
 
y porque tengo hambres que no cesan,
 
gritos que convertir en versos,
 
escribo con el nudo esencial
 
de la bronca en la garganta
 
este poema incierto que nada calma.


 
 
© Juan José Mestre

domingo, abril 10, 2011

DE DOMINGOS

Con el sol disparando argento y oro
escurre el tiempo la mañana
despaciosas las nubes para encontrar
quién sabe qué horizonte
en un cielo que regatea calmoso sus azules


© Juan José Mestre


      
    
   

sábado, abril 09, 2011

FLOR DE AZALEA




 

 

La dulce lluvia enjuga nuestras lágrimas de aserrín macerado en amnesias. El cielo, cómplice de olvidos, se distrae dibujando grises. Un rosal yermo de matices intenta la inútil mutación hacia el ensortijado muro de la hiedra detenida. Nada queda del amor. Sólo la maraña de caminos paralelos que la azalea ha entramado con el arcano vulnerable a los recuerdos decadentes. 
 
© Juan José Mestre

viernes, abril 08, 2011

EL ANÓNIMO









Se restregó bien la cara y con sorpresa notó que sus rasgos habían desaparecido. No se advertía huella alguna de sus facciones. Trémulo y tambaleante llegó al espejo que le confirmó aquello tan temido: un gran hueco ocupaba la zona que debiera contener su rostro. Una angustia indecible lo cubrió por entero. No podía creer que sus terrores más íntimos se manifestaran justamente de la forma más despiadada: ¡si siempre había odiado el anonimato y este se le revelaba de la manera más descarada! Enseguida advirtió el juego de palabras que su mente le proponía: el "descarado" era él en el cabal y más cruel de los significados. Todo el fruto de un esfuerzo denodado, exhaustivamente elaborado, planificado hasta el más mínimo de los detalles, concebido por y para perdurar como uno de los escritores más afamados del orbe caía con la inocente naturalidad de un higo maduro. Para agusanarse en la tierra húmeda y fértil de la indiferencia. Si algo odiaba en la vida era el ignominioso, humillante, deshonroso destino del ser anónimo. Ese que nace, se reproduce y muere con una serie de incidentes concatenados entre los extremos y que todos llaman vida. Ese destino del común de los mortales a él le ponía los pelos de punta. Por eso, un trabajo escrupuloso, estudiado, urdido y deliberadamente rumiado hasta el hartazgo, realizado con aborrecimiento encubierto e hipócrita, alimentado por su aversión a la literatura, lo había puesto al borde del Nobel. Es cierto que lo tenía merecido. Sus cincuenta años como escritor no eran poca cosa. Había logrado una obra prodigiosa, profundamente irónica, original y inéditamente maldita con sólo novelar parte de esa animadversión que pasaba como una aguda crítica del medio intelectual habitualmente pedante, fatuo, engolado y hueco. Y después de tanta lucha, se quedaba -sin más ni más- con un hoyo justo donde debiera estar su rostro. Superado el estupor inicial, entró la más absoluta de las desesperaciones: no lograba hilvanar una idea acerca de cómo hallar una solución a su drama. Porque de todas las situaciones que pergeñara la más enfermiza y afiebrada de las imaginaciones, seguramente esta la superaba holgadamente. ¿Cómo haría ahora, en su momento más glorioso, para demostrar que él era el candidato? ¿Acaso habría de hacerse un estudio de ADN para certificar su identidad o con un simple reconocimiento dactilar sería bastante? Consciente de estar pensando dislates, trató de serenar su cabeza y coordinar alguna idea que lo sacara del trance, pero no pudo. Estaba tieso, aislado por el espanto descomunal que le carcomía las vísceras y le impedía todo movimiento. Incapaz de seguir mirando esa tremenda imagen de nulidad en el espejo, se sorprendió a sí mismo por un grito ahogado, sordo, emergente de su furiosa, colérica quintaesencia. Se mantuvo así por horas. No tenía el exacto discernimiento de este hecho: simplemente sabía que -si quería mantenerse vivo- el gritar era el único cabo que lo mantenía a salvo del naufragio absoluto, indubitable y terminal. --- Se extrañó al ver la impresionante puerta de hierro de la residencia abierta. En todos los años que llevaba trabajando con el estúpido de su jefe, nunca había visto un espectáculo similar. Es que el mero suceso de entrar al parque de la residencia sin identificarse, le indicaba que algo raro sucedía. Su presunción se transformó en certidumbre al ver que un equipo de paramédicos salía con una persona estragada, exhausta, consumida, de ropaje raído y el rostro totalmente cubierto con un lienzo y a la que se le escuchaba un sollozo como nunca había él oído. Lo reconoció por la bata que le había visto usar todos esos largos años. Un excitante cosquilleo de felicidad le recorrió la médula. Por fin, sus deseos se hacían realidad. Por seis lustros soportó a esta víbora humana. Sumiso, callado y gris, entró a su estudio -contiguo al de su patrón- y se sentó frente a su computadora. Con la mente alivianada por la soledad y el desahogo de haber cortado el yugo que lo destinaba a ser una sombra inadvertida entre las sombras, abordó la tarea de escribir el último capítulo de su novela: "El diez de diciembre en Escandinavia oscureció puntualmente a la 3:45 de la tarde. Fue en ese instante que anunciaron el inicio de la ceremonia y yo estaba ahí, entre realizado y curioso, esperando mi turno de recibir el Nobel. (...)".




© Juan José Mestre.

miércoles, abril 06, 2011

ENUNCIACIÓN DE ABRIL


El gris en tus ojos, un espejo que refleja candelas extintas, los versos inciertos que pudiera escribirle a tus labios, el ocre en clavecín derramando entretiempos sobre las sombras del destiempo, un destello escondido entre las manos, la piel que se eriza ante el frío repentino, la muerte jugueteando con las hojas, una guitarra esparciendo esa ilusión que precede al alba que todavía dormita, el leve silencio de los cuerpos al moverse y la vulnerable ternura de un perro que, al cerrar sus apacibles ojos, induce a la placidez que prodiga un libro abierto al azar.



© Juan José Mestre


martes, abril 05, 2011

EL POETA Y LA LLUVIA




Abocado a la ímproba tarea escribir sobre la lluvia, olvidó las ventanas y el temporal, que se eternizaba en la penuria del desastre, seguía su derrotero cruel, orgiástico estampido líquido sobre los inundados. Mientras la lucha por sobrevivir pasaba por la cabeza de hombres y animales –irracionales unos y otros, víctimas de la política en su desidia y del clima desbocado por lo humano-, él continuaba garrapateando versos fútiles a una lluvia que ya no era ni mansa ni alimentaba bohemia alguna.


eres bella
como la lluvia bella
ozono de amor
entre las azucenas


Y así seguía, ensimismado en la belleza, sin percatarse de lo monstruoso que pueden ser los elementos desquiciados.

¡vestal líquida!
piadosa virginidad en los rostros,
delicioso maná para saciar
la sed fogosa de los labios
y la ardiente lascivia de las lenguas…


Escribía sin parar, apremiante impulso hacia esa bucólica perfección del verso. Lo distrajo por un instante una gota inesperada sobre el papel y una pátina húmeda que se deslizaba debajo de sus suelas. Pero no se detuvo.


© Juan José Mestre

lunes, abril 04, 2011

CRETENSE


CRETENSE




Cancerbero y Minotauro
giran y giran cual cofrades
del mito que se hace real

mi alma desalmada

observa con deleite
el prodigioso juego
de las volutas del humo

que /danzando/ veneran
las cenizas de Ariadna
junto al hilo para no alcanzar



© Juan José Mestre


Imagen: Picasso, "Minotauro"

viernes, abril 01, 2011

DE PIAGET, OLIMPO Y UNIDAD









El día en que me volví abstracto fue el más feliz de mi vida. Nadie que me viera, que sospechara siquiera de mi presencia, que osara imaginarme, que me juzgara por mis ideas o por mis obras, mis vestiduras o el color de mis ojos. Nadie, tampoco, que emitiera dictamen acerca de mi lucidez mental o mi locura, mi alegría o mi tristeza. Es que no era circular, cuadrado, oblongo o informe. Me había convertido en un profundo ensimismamiento que, a la larga, implicaba la más absoluta libertad a la que alguien puede desear. Recuerdo que me decidí por la quietud. Así estoy, desde el momento en que mi memoria dejó de registrar el tiempo. Esto tampoco es poca cosa: ahora, sólo me preocupan los colores de los dos crepúsculos, lo inmenso de la nube portadora de agua fresca y este cielo del  que soy parte.





© Juan José Mestre

jueves, marzo 31, 2011

DAMERO


Lánguidas horas en medio de dos esperas. Café, el diario que siempre dice lo mismo, un alfil jugueteando entre los dedos, miradas huecas  en la suavidad de un vacío, el bar que cobija soles inseguros de un invierno como tantos, la gente  adormilada en un sopor lleno de morriñas, nada por hacer aunque las prisas se acrecienten, muerte matutina del sol, abismo que se abre con el rumor de las voces que nada dicen…


© Juan José Mestre

martes, marzo 29, 2011

DAFNE





Tus senos generosos. Tu pubis de naranja. La calma de tu espalda. El inquietante palpitar de tus muslos en la faz oculta de la luna. Esa serena armonía de tus manos durmiendo sobre mi pecho. La curva de tus bordes sobre el vacilante espejo de una flama. Las sombras pudorosas. Lo terso de tu piel sobre la rosa negra del ensueño. Y el amor. Siempre el amor derramándose junto al rocío pletórico de albahacas.


© Juan José Mestre


DAFNE

lunes, marzo 28, 2011

AZULEJOS


baldosas rotas,
maná agrio:
descalzos los pies y el aliento
buscan el cielo
sin advertir el percal
que lo niega;

tierra de ensueños no hay:
el cosmos embrollado
en la almendrada delicia del anarquismo
no convence a nadie con sus estrellas;

el último de los pájaros
parece haber hallado el rumbo
hacia el único punto vital que se divisa;

en un resquicio de la nada
encuentra un átomo y lo picotea
cuando el mosaico de un sol bizantino
se quiebra en mil fulgures opacos,
discontinuos;

la pesadumbre del armiño
es un avatar inesperado:
no logra comprender
que lo blanco ya no existe…

(solitario, observo que mi sombra
se pierde en el sarro calcáreo del declive)




© Juan José Mestre


Foto: Liliana Muente

sábado, marzo 26, 2011

TEMOR REVERENCIAL






Eran como las cinco de la tarde. De pronto, entre el silencio del sábado y el débil murmullo de la tele amortiguada por la penumbra de la casa y la modorra sabatina, una carcajada irrumpe con la sorpresa de lo inesperado. Y vaya si era inesperado… ¿Roberto Martino, el hombre que inspiraba temor reverencial en todo el foro venadense por su rectitud y bonhomía, era capaz de reírse con tanto desparpajo? Cuando fuimos con Leticia a averiguar el motivo de tan inusual hecho lo hallamos casi descompuesto de la risa, desparramado sobre el sofá frente al televisor. Cuando pudo recomponerse un poco, rebobinó el filme que estaba viendo y nos mostró la escena. Cuatro forajidos, en medio del desierto de Arizona, discutían y se culpaban entre ellos porque una Studebaker toda destartalada se había quedado sin combustible mientras uno orinaba tranquilamente dentro del tanque de nafta.



Comienzo mi semblanza de esta forma porque tal vez sea la parte menos conocida de este hombre ejemplar, de voz un poco ronca, con un alto grado de autoridad que imponía a fuerza de su sola presencia, conducta sin igual y palabra serena.



Debajo de esa apariencia adusta podía adivinarse una ternura y sensibilidad sin iguales. Callado, introspectivo, usaba la palabra solo cuando era necesario. Y cuando la usaba, era para decir lo exacto, justo e inexcusable. De tono afable, no dudaba en ponerse recio si era menester hacerlo.



Guardo de él muchos recuerdos. Pero uno me marcó a fuego. Una noche, andaba yo sin rumbo fijo y se me ocurrió ir a ver si Leti había vuelto de Rosario ya que era viernes. Me recibió con un whisky y pasamos un buen rato charlando. El devenir de la conversación nos llevó a Leticia y, de pronto y no sé cómo, me dijo con lágrimas en los ojos: “Estoy orgulloso de mi hija”. Semejante confesión, inesperada por provenir de él –tan poco afecto a hacerlas- fue el indicativo del inmenso amor que sentía por ella. Es que era un ser con una inmensa capacidad de ternura.



Con un sentido de lo correcto que muy pocos poseen, se jugó por entero durante la dictadura: presentaba hábeas corpus todas las semanas por los desaparecidos de Venado.



Roberto Martino, un hombre que me enseñó muchas cosas con solo observarlo. El hombre que terminó escondido junto con mi padre debajo de la mesa del Comité Radical en aquellas épocas en que siempre las cuestiones políticas se resolvían con un chumbo.









© Juan José Mestre

miércoles, marzo 16, 2011

TODO


La osadía del amor. El recuerdo mustio de unos días. Las temibles horas del pueblo en su camino hacia las sombras. El secreto a voces turbando al tiempo. Las vacías cuencas hermanadas en antimateria hilando mundos de olvidos denodados. La muerte del gorrión entre dos trinos. El lóbrego transcurrir de la ausencia en las ociosas manos. La inercia de las hojas que arrastra el último encuentro hacia el exilio de la lasitud inapelable. El color de tu piel buscando grises. Todo es difuso, niebla entre vaguedades que emigran calcando eufemismos de un barco levando anclas. 

© Juan José Mestre

martes, marzo 15, 2011

FÁBULA


Dos ratones charlaban sobre el queso. 

-Yo prefiero el provolone, porque es el más famoso gracias al Topo Giggio.

-Mmmm... mirá que el roquefort tiene más status ¡los franceses son distinguidos y gourmets de primera!

-No, no, no, ¡no! El roquefort es de lo más berreta... ¡A mí no me vas a decir que ese queso, por más que haya sido el preferido de los reyes franceses, que el fenómeno Roquefort haya arrancado en la era jurásica, hace unos 200 millones de años, con el hundimiento de la montaña Combalou, que esta convulsión de la naturaleza creó un entorno geológico único para lo que más tarde sería el queso Roquefort y que a partir de ahí se forma entonces el actual macizo rocoso con las cuevas naturales que influyen en su curación, nos tenga que gustar obligatoriamente! ¡No es una cuestión de historia, es cuestión de gusto!

-Pero escuchame, pedazo de idiota! No sé nada de historia, pero sí tengo gusto! El provolone...

Así pasaron horas y horas discutiendo sobre las cualidades de uno y otro queso. Agotados y hambrientos, destruidos e humillados recíprocamente, decidieron dar término a la discusión. Fue así que cada cual al emprender el camino de regreso, solitario e irremediable- pensó que a lo mejor el otro tenía un poco de razón. Pero ya era demasiado tarde para volver atrás.

© Juan José Mestre

sábado, marzo 12, 2011

ECLIPSE



 
 
algo huye de la memoria 
un disco de Serrat 
el indescriptible beso 
de los sauces 
la húmeda mirada 
a unas cartas 
el dulce sabor 
de la pesadumbre 



© Juan José Mestre