sábado, marzo 25, 2006

Acabar con los ocasos

Acabar con los ocasos

es negarse a esperar

a que amanezca

es el fin de la quimera

de un beso en tu vientre

recostado en medio de la estepa

es opacar la lascivia de tus labios

entreabiertos a la luz húmeda

que riega la blancura de los nardos

es pedirle a tus muslos

que no canten el coro de carmines

escondido en la floresta

es rozar la mata de tu pelo

sin conocer la textura de la seda

que se escapa entre los dedos

acabar con los ocasos

es suplir la noche por algo tan vago

que no contenga el ansia de tus senos

ni mi delirio tirano de poseerte en lo etéreo

del gemido que se quiebra con la penuria

del último soplo de la rosa

© Juan José Mestre


1 comentario:

cielo~ dijo...

Este poema es precioso juanjo!
ya te lo habia mencionado
y no me canso de repetirlo...
bello!

abazo cariñoso amigo!

cielo~