lunes, abril 10, 2006

Herético

Aborrezco al cielo

-blasfemo, despiadado-

iconoclasta del azul,

lo rompo en mil crespones,

destruyo la belleza y me solazo

en el hedor de flores muertas;

odio por el odio mismo,

maldigo al sol cuando aparece

y a la noche porque me deja huérfano:

no me importan deidades o humanos;

un tufillo a irrealidad encuentro en ambos.

En el clímax de la desolación,

esta siniestra debilidad de mi ánimo

hace que hinque las rodillas, bese la tierra árida

y ponga los brazos en cruz para que mi llanto

apague los fuegos del infierno.

© Juan José Mestre

1 comentario:

Cristina Chaca dijo...

"...maldigo al sol cuando aparece

y a la noche porque me deja huérfano..."

Por tomar unos versos de esta intensa poesìa tuya, he tomado estos...

¡Muy buen trabajo, Juanjo!

Cris