sábado, agosto 28, 2010

NEGRO Y PLATA

Un relámpago
y el negro de la noche

trasmuta el orgasmo oscuro

de tu cuerpo en luz de amor,

en plata de aura placentera,

de mil noches robadas a la luna

hoy ausente,

y otro relámpago

y otra vez la imagen de espasmos

amorosos y violentos,

y el crepitar de la lluvia

semeja el de tus músculos,

y el movimiento de todo tu ser se

funde en la tormenta

que espera el sol para calmarse.

Y cuándo él llegue, ya habrás huido

a la calma de tu sol

y yo

-rendido de cansancio y de penurias-

seguiré con mi alma

a la espera de que otro relámpago

la ilumine.







© Juan José Mestre

1 comentario:

cassandra dijo...

hola.

muy sugerente y cargada de erotismo sutil tu poema.
leere mas.
cassandra