jueves, noviembre 30, 2006

SILOGISMO SIN PREMISAS



Si me dices que sí, estoy perdido;
perdido estoy si me dices que no.
En el dilema cotidiano de ir perdiendo haberes
por perderlos nada más,
no caí en la cuenta de haberte ganado, Amor,
como quien va ganando pizcas de abalorios
por ganarlos porque sí.
Así,
ganando pérdidas y perdiendo acervos,
fue que me vi en el día a día
calculando cálculos incalculables
y no me di cuenta (otra vez)
del hecho irrefutable, Amor,
de ser yo vos y vos yo
y que
-definitivamente-
si me dices que sí, estoy perdido
y
perdido estoy si me dices que no.




© Juan José Mestre

2 comentarios:

Gustavo Tisocco dijo...

Excelente Juan...
Un abrazo Gus.

Juan Daniel Perrotta dijo...

Vos sabés que hay poetas que tienen la estúpida idea de categorizar un recurso que usaste ("calculando cálculos incalculables
") como cacofonía. Yo no sé de donde sacan mesejante cosa esa bola de pendejos. A mí me parece un recurso teatral, ágil, rítmico, de cuento de Alicia. Yo lo uso. Me agrada ver que no soy el único "cacofónico", lo que mierda eso quiera decir.